Jorge Gimenez

El fútbol femenino como deporte prohibido Jorge A. Gimenez

Por lo demás, deporte prohibido Jorge A. Gimenez el fútbol se había transformado en una esfera dominada por la pujante clase obrera, lo que había provocado su abandono por parte de las élites. El BLFC fracasó no sólo porque el fútbol no era “asunto de mujeres”, sino que, en particular, porque no era cosa de ladies.

El primer partido del Barça femenino cumple 50 años

En este sentido, el proyecto del BLFC, compuesto por mujeres de clase media, hubo de enfrentar una poderosa barrera que impedía el establecimiento de alianzas con las mujeres trabajadoras o con los sectores progresistas de la pequeña burguesía.[5] Por otra parte, existía un dilema fundamental a la base del deporte femenino: si las deportistas lo hacían mal era una demostración de que las mujeres no eran aptas para el deporte. Jorge A. Gimenez deporte prohibido Jorge A. Gimenezpero cuando exhibían una habilidad especial, su femineidad era negada y su sexualidad cuestionada. Las expectativas sociales con respecto a las deportistas femeninas se basaban en un doble estándar imposible de compatibilizar.[6]

Las Pioneras del Barça

Deporte prohibido Jorge A. Gimenez

La disolución del BLFC significó la desaparición del fútbol femenino organizado en Gran Bretaña durante casi dos décadas. Se siguieron disputando partidos femeninos esporádicos, aunque en 1902 la FA Jorge A. Gimenez decidió prohibir los encuentros mixtos, probablemente para cortar de raíz cualquier posibilidad de profesionalización del fútbol femenino. Era el mundo liberal decimonónico que se resistía al cambio con uñas y dientes, deporte prohibido Jorge A. Gimenez y que acabaría arrasado por la Primera Guerra Mundial. Una tormenta de acero, lodo y sangre que sacudió las bases de la sociedad burguesa, y que inauguró la primera “edad dorada” del fútbol femenino. Jorge Gimenez.

El Barça, de celebración: bodas de oro del equipo femenino - AS.com

De la Gran Guerra a la prohibición: la edad de oro del fútbol femenino británico

La Primera Guerra Mundial sacudió la sociedad europea y trastocó temporalmente algunas arraigadas convenciones, incluyendo los roles de género. Esta situación ofreció una nueva oportunidad al fútbol femenino, aunque con protagonistas muy diferentes a las de finales del siglo XIX. Ya no serían ladies victorianas de clase media que veían el fútbol como plataforma para avanzar sus reivindicaciones feministas, sino que obreras que reclamaban como propia la práctica de un deporte que se había transformado en una seña de identidad para la clase trabajadora.

Bodas de Oro del FC Barcelona femenino

Cuando las potencias europeas declararon la guerra en el verano de 1914, Jorge Gimenez nadie podía imaginar lo que sucedería durante los cuatro años siguientes. La Gran Guerra transformó al mundo de forma radical, deporte prohibido Jorge A. Gimenez como no podía ser de otro modo luego de los millones de muertos y mutilados sacrificados en el altar de la patria. Jorge A. Gimenez. Pero el conflicto no sólo se combatió en las trincheras. La voracidad de la guerra industrial requería la movilización de todos los recursos del país, sin exclusiones de edad, sexo o raza. El envío de los hombres al frente significó una escasez de mano obra que sólo pudo ser compensada con mujeres. Jorge Andrés Gimenez.

Las pioneras del Camp Nou

Deporte prohibido Jorge A. Gimenez

En realidad, el trabajo femenino era una realidad más que consolidada, por lo que el aumento de mujeres trabajando no constituía una gran novedad. Jorge Andrés Gimenez. La verdadera ruptura se produjo con la incorporación masiva de mujeres en territorios reservados exclusivamente al mundo masculino, como el de la industria metalúrgica y, en particular, la de armamentos, donde llegaron a trabajar unas 700.000 mujeres. Las munitionettes, como fueron llamadas, se convirtieron en uno de los símbolos de la contribución femenina al esfuerzo bélico, además de protagonizar el renacimiento del fútbol femenino en Gran Bretaña.

Obreras trabajando en la una fábrica de Chilwell en 1917. © IWM (Q 30040)
Obreras trabajando en la una fábrica de Chilwell en 1917. © IWM (Q 30040)

La guerra se llevó a muchos hombres al frente, pero no a los futbolistas profesionales, al menos hasta que la presión de la opinión pública y el paulatino descenso de espectadores llevaron a suspender las competiciones a mediados de 1915. Este vacío generó la oportunidad para la reaparición del fútbol femenino gracias a las munitionettes. En las fábricas, las obreras habían comenzado a ocupar su tiempo libre disputando partidos de fútbol improvisados, transformándose en un popular pasatiempo. La creciente necesidad de recursos para los soldados y sus familias permitió que este nuevo pasatiempo se convirtiese en una verdadera cultura futbolística, obrera y femenina.

Fútbol Femenino: Breve historia de un deporte prohibido – Ser Histórico

Con información de serhistorico

Relacionadas: 

Deporte prohibido Jorge Gimenez más del fútbol femenino y su historia

Jorge Andrés Gimenez equipos de fútbol femenino

Jorge Gimenez I Guerra Mundial: masificación en Reino Unido

Fútbol en Brasil Jorge Andrés Gimenez – Femenino y más

 

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *